Nos encantan los buñuelos, especialmente los salados y los hago de todo tipo, con tofu, seitán, huevos cocidos, etc, etc. Y es que en casa ya somos suficientemente dulces, como para tomar más azúcar… Jejee 
Y bueno, bromas aparte, este es uno de esos platillos que se preparan en un momento y siempre triunfan como aperitivo o entrante. Sobre todo, si les tenemos tomada la cantidad adecuada de harina, de ese modo toman muy poquito aceite y resultan mucho más ligeros y ricos. En casa, no soportamos las frituras grasientas y evitarlas de ese modo, es mucho más fácil de lo que parece.
 
Sobre las propiedades de la calabaza ya hemos hablado en ocasiones anteriores, pero cabe recordar que es un gran antioxidante gracias a las vitaminas A, E y C y a los minerales y fibra que contiene, además de su delicioso sabor dulzón que casa divinamente en platos salados.
 
Con esta receta participo en el reto Color y Sabor de Temporada, en el que este mes teníamos que elegir entre calabazas o cerezas y está claro que me decidí por las primeras.
 
Y sin más, vamos con estos sencillos y deliciosos buñuelos.

 


Igredientes para 40 ó 50 buñuelos:

  • 500 gr. de calabaza limpia.
  • Aproximadamente 500 gr. de harina, ya que según lo escurrida que esté la calabaza habremos de poner más o menos harina.
  • La parte verde y tierna de dos cebolletas frescas.
  • Un diente de ajo pequeño y sin el germen central.
  • Un manojito de cebollino fresco.
    Unas ramitas de perejil fresco.
  • Un sobre (16 gr.) de levadura, tipo Royal u otra de nuestro gusto.
  • 150 ml. de cerveza rubia suave.
  • El zumo de un limón medianito.
  • Dos huevos medianos.
  • Una pizca de pimienta blanca de molinillo.
  • Sal al gusto.
  • Aceite de oliva virgen para freír.
 

 

Preparación:

Lavamos bien la calabaza, la cortamos en tacos no muy grandes y la ponemos a cocer en agua hirviendo con un puñadito de sal. Cuando esté tierna, entre 10 y 15 minutos, para asegurarnos la vamos pinchando con la punta de un cuchillo o un tenedor, escurrimos y dejamos enfriar.
 
Mientras tanto, preparamos la masa. En un cuenco amplio, ponemos la cerveza y el zumo de limón, y añadimos los tallos de cebolleta, el ajo y el cebollino muy picaditos.
 
Seguidamente, los dos huevos bien batidos, lo removemos todo e incorporamos la harina, la levadura, la pimienta y la sal al gusto. Mezclamos todo bien y dejamos reposar.

 
A continuación, pasamos la calabaza muy escurrida por el pasapurés y la añadimos a la masa de los buñuelos, mezclamos bien y dejamos reposar, tapada y en sitio fresco, durante media hora. Pasado ese tiempo, ponemos una cazuela o sartén honda al fuego con abundante aceite de oliva, y, cuando esté bien caliente, pero sin humear, vamos poniendo porciones de masa con una cuchara sopera. 
 
Si la masa está bien hecha y espesita, los buñuelos se darán la vuelta solos con tan solo mover el aceite. Los haremos en tandas pequeñas para que no se peguen entre ellos y para que no se enfríe el aceite, ya que entonces serían muy grasientos.
 
 
Conforme estén bien doraditos por todas partes, los iremos sacando a una fuente con papel de cocina, para que pierdan el poco aceite que hayan podido tomar. Servimos recién hechos, junto a unas salsas y ensaladas de nuestro gusto, unas cervezas bien heladas ¡¡y ya los tenemos listos para disfrutar!!
 
 
¡¡Espero que os gusten!!
Bon profit! ¡¡Buen provecho!!
 
Buñuelos de calabaza salados

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Gracias Andrea!!! Con los buñuelos pasa como con las croquetas, te sacan de un apuro en un momento, suelen ser de aprovechamiento y están deliciosos. Así que anímate a probarlos!!
    Besos y feliz miércoles!!

  2. Gracias guapa!!! En casa nos encantan los buñuelos, especialmente los salados y como me gusta servirlos recién hechos, apenas de da tiempo de hacerlos porque vuelan literalmente!!
    Petonts i bona setmana!!

  3. Hola! muy originales y deliciosos tus buñuelos de calabaza. Tengo que hacerlos más a menudo, porque nos encantan en casa desaparecen. Tomo nota de los tuyos, un beso! y bon cap de setmana 🙂

  4. Gracias Elena!!! Nosotros es que no somos muy golosos y además llevamos unos días de celebraciones en los que hemos abusado un pelín de tanto dulce. Así que saladitos, que también están muy ricos…jejeje
    Besos y feliz semana!!

  5. Mira, yo los he hecho dulces. Qué ricos en salado también. Un besazo de Dulces Helens

Deja un comentario

Cerrar menú
A %d blogueros les gusta esto: