Éste que os traigo hoy es uno de los caldos de verduras más deliciosos he que tomado y que gusta a toda la familia, por su aroma y sabor deliciosos. Además, tiene un bonito color oscuro, que depende en parte de las verduras utilizadas y de la cantidad de Hatcho miso que le pongamos, aunque acostumbra a oscurecerse más al pasar las horas.

Cada vez le estoy tomando más afición a este miso, y es que, aparte de su rico sabor, aporta a nuestros caldos, sopas y estofados una gran cantidad de proteínas vegetales. Además, es el más completo nutricionalmente, tiene muchas otras propiedades, como os comenté en esta receta de estofado.
 
Según he leído en varios lugares, el caldo o sopa de miso es recomendable tomarla en la comida o desayuno, ya que aporta mucha energía y que, a algunas personas de estómagos delicados, podría sentarle mal. Aunque, como esta receta que os traigo hoy lleva muy poca cantidad, la podemos tomar cuando más nos apetezca y con este frío que tenemos resulta muy reconfortante.
 
No me enrollo más y vamos con esta saludable y deliciosa receta, fusión asiático-mediterránea.

 

Ingredientes

Para dos litros de caldo:

  • Dos puerros, incluida la parte verde.
  • Tres zanahorias hermosas.
  • Dos nabos medianitos.
  • Dos chirivías medianas.
  • Medio apio pequeño.
  • Una cebolleta mediana.
  • Un tomate mediano.
  • Una patata mediana.
  • Un calabacín mediano.
  • Una hoja de laurel a poder ser fresco.
  • Una ramita de tomillo seco.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Dos cucharaditas de postre colmadas de Hatcho miso, que añadiremos al final.
  • Sal.
 

Para la sopa de dos comensales:

  • Fideos chino de trigo, aprox. 125 gr.
  • 50 gr. de setas variadas, en mi caso setas de chopo y gírgolas.
  • El tallo verde y tierno, de dos cebolletas frescas.
  • Unas ramitas de hierbabuena.
  • Aceite de sésamo o de oliva virgen extra.
  • Sal.
 
 

Preparación

Preparación del caldo:

Pelamos todas las verduras, menos el tomate y el calabacín, que tan solo lavaremos muy bien, junto al resto de ingredientes. Las cortamos en tamaño cuchara y los ponemos en una olla rápida, pues se concentran mejor los aromas y sabores.
 
Las cubrimos con dos litros y medio de agua, a poder ser mineral y llevamos a ebullición. Espumamos un poquito, aunque los caldos de verduras no suelen necesitario, y, cuando hierva, sazonamos ligeramente, añadimos las hierbas y cerramos la olla.
 
Cuando comience a salir vapor de forma continua, bajamos el fuego a medio bajo y dejamos cocer 45 minutos, ya que lo queremos concentradito. Cuando haya pasado ese tiempo, apartamos y dejamos descomprimir la olla, hasta que nos avise la válvula. Entonces, abrimos la olla y la volvemos a poner a al fuego a la misma temperatura.
 

 
 
Seguidamente, sacamos media taza de caldo, la ponemos en una taza y disolvemos el hatcho miso, o bien lo trituramos, ya que es difícil de disolver. Lo vertemos en el caldo y dejamos cocer entre 5 y 10 minutos a fuego bajo, sencillamente que haga un ligero borboteo.
 
Apartamos y dejamos reposar al menos media hora. A continuación, colamos y reservamos el caldo, quitamos las hierbas y las reservamos también las verduras para hacer una rica crema. 
 
 
 

Preparación de la sopa:

Ponemos una cazuela al fuego con un litro de agua y una pizca de sal. Cuando hierva, apartamos e incorporamos los fideos chinos y los dejamos en remojo el tiempo que indique el fabricante o al gusto. Entonces, escurrimos y reservamos. 
 
Mientras tanto, ponemos a hervir el caldo. Cuando llegue a ebullición, incorporamos las setas, bien limpias, y las dejamos cocer 5 minutos.
 
Añadimos una ramita de hierbabuena, reservando unos brotes y hojitas para decorar. Apartamos y dejamos reposar tapado un par de minutos y retiramos la hierbabuena.
 
 
Servimos los fideos en platos hondos y vertemos sobre ellos la sopa muy caliente. Le ponemos un chorrito del aceite de nuestro gusto por encima, decoramos con los tallos de cebolleta cortada al sesgo y los brotes de hierbabuena.
 
La podemos acompañar de unos brotes de soja en conserva, previamente enjuagada y escurrida, que le va muy bien. ¡¡Y ya la tenemos lista para disfrutar!!
 
El resto del caldo, podemos guardarlo en un táper y bien guardarlo en el frigo, o congelarlo en porciones y así los podremos utilizar en otras preparaciones.
 
 
 
¡¡Espero que os guste!!
Bon profit, ¡¡buen provecho!!
 
Caldo y sopa de verduras con Hatcho miso

Deja un comentario

Cerrar menú
A %d blogueros les gusta esto: