Estamos acostumbrados a consumir la raíz o bulbo de la remolacha también llamada betabel y betarraga, en ensaladas y ultimamente en jugos, pero muy raramente sus tallos y hojas. Cosa que, antiguamente si se hacía, pues era cocina de supervivencia y conocían muy bien los productos que utilizaban, añadiéndoles a potajes o secos en infusiones, como las hojas de apio.

Aunque no todos los tallos de las hortalizas se pueden consumir, gracias a biólogos y nutricionistas, estamos conociendo o/y recordando algunas especies muy nutritivas y saludables. Como estos tallos y hojas de remolacha que tienen muchísimas propiedades beneficiosas, aunque como en todo, no es recomendable abusar.

Sobre los tallos de remolacha y sus hojas, debemos saber que no a todos les gusta, ya que son ligeramente amargos, cosa que a mi me gusta muchísimo. Pero entre sus propiedades está son muy ricos en vitaminas A, C y K, además de antioxidantes, diuréticos y favorecedores del sistema cardiovascular, por lo tanto son muy saludables y beneficiosas para nuestra salud, e ideales para dietas. 

A todo esto, podemos sumar que, bien cocinados, son una delicia para el paladar. Su olor y sabor se parecen mucho a las acelgas, pero con un ligero y delicioso amargor y al mismo tiempo tienen una pizca del dulzor de la remolacha, por lo que resulta muy apetecible. 

Y vamos con la receta, que podemos tomarlo como plato único, entrante o guarnición, sea como sea es una delicia.


 

Ingredientes para 4 comensales:

  • Dos manojos de tallos con hojas de remolacha.
  • Tres dientes de ajo hermosos.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Medio vasito de vino blanco seco, tipo manzanilla.
  • Pimienta de molinillo.
  • Sal

Opcional: un huevo cocido por comensal, para acompañar.
Unas rajitas de limón.

 

 

Preparación:

Cortamos los tallos cerca del bulbo de la remolacha, separamos las hojas y reservamos. Lavamos varias veces* en agua fría los tallos, cortamos no muy pequeños y reservamos. Hacemos lo mismo con las hojas y reservamos a parte.

En una sartén amplia, ponemos un chorrito de aceite de oliva y, cuando tome calor, incorporamos los ajos ya pelados y cortados en láminas no muy finas. Dejamos que doren ligeramente y añadimos los tallos de remolacha, salpimentamos y les damos unas vueltas. 

 

allos de remolacha salteados paso a paso
 

Sin dejar que se doren, agregamos el vino y medio vasito de agua mineral, tapamos y dejamos cocer a fuego medio-bajo. Cuando comiencen a estar tiernos los tallos, añadimos las hojas, removemos, tapamos y dejamos cocer 5 minutos, removiendo de vez en cuando.

Una vez hayan caído las hojas, destapamos y dejamos evaporar el líquido a fuego alto, con cuidado que no se peguen. Servimos recién hecho, rociado con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, decoramos con los huevos cocidos picados y una rajita de limón para quién guste ponerle unas gotitas. Acompañamos de un buen pan ¡¡y ya lo tenemos listo para disfrutar!!

 
 

*Recomendación: Lavar muchas veces en agua fría los tallos y las hojas de la remolacha, al igual que lo hacemos con las espinacas y las acelgas, ya que suelen tener mucha tierra, pero nunca dejarlas en remojo o las tendremos que tirar.

Por otro lado, si queremos quitarles ese ligero amargor, los podemos escaldar un par de minutos en agua hirviendo, a mi esa opción no me gusta pues les quita sabor, pero entiendo que no a todo el mundo le gusta la verdura..

 

¡¡Espero que os guste!!

Bon profit, buen provecho ¡¡y hasta la próxima receta!!

Salteado de tallos y hojas de remolacha

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. Los tallos y hojas se pueden comer crudos también o no es bueno?

  2. Gracias guapa!!! De verdad que están de ricas que ni te cuento y pensar que antes las tiraba. Ahora si las remolachas no traen hojas y bien fresquitas casi que me da rabia comprarlas..jejeje
    Besos y buenas noches!!

  3. ¡Claro que sí!
    No se tira nada!
    Una propuesta genial.
    ¡Gracias por compartirla!

  4. Gracias guapa!!! En casa tampoco somos vegetarianos, excepto mi hija mayor que es vegana, por lo que busco toda la información posible sobre los alimentos, para crearle una gran variedad de platos nutritivos y saludables. Así descubrí que las hojas de remolacha se consumían en la antigüedad, eso me animó a prepararlas y la verdad es que nos han encantado y hasta se las echo a algunos potajes, pero no en mucha cantidad, porque lo tiñen todo. Te animo a cocinarlas, si te gustan las acelgas, te encantarán.
    Besos!!

  5. Mina a mi no me importaría probar este rico plato, aunque no soy vegetariana me gustan probar cosas nuevas, siempre que sean naturales, como estas hojas de remolacha, que es cierto, cuando en casa las compro frescas, da pena tirarlas. Ese contraste entre dulce y amargo me parece muy apetecible. Me lo anoto para la próxima.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Cerrar menú
A %d blogueros les gusta esto: